Christian Felber o La lírica de un universalista pragmático.

Un niño ve una flor de diente de león, esa esfera de plumitas blancas, y la coge. Mira a su través la luz del sol, se ríe y sopla con fuerza. Una nube de “angelitos” despegan haciendo piruetas en todas direcciones. El niño ha pedido un deseo: Quiere florecer igual que lo hacen las plantas, y que todos los seres también puedan hacerlo, de forma que la vida pueda expresarse en sus más variadas formas de belleza.

Este niño podría haber sido Christian Felber , y ,“La economía del bien común”, una nueva  forma de conseguir  hacer realidad ese sueño tan puro.

El pasado mes de noviembre daba una charla, a la cual acudí expectante. Tuve que reservar mi silla, ya que el tal Christian felber, al que no tenía fichado pero que al parecer despierta gran revuelo allí donde va, despierta pasiones. La mediana aula de la cambra de comerç de barcelona estaba repleta y efectivamente tuve que acreditarme para poder ocupar mi asiento.

La “xarxa de dones +futur” era el grupo organizador y presentador del acto, que fué una de las primeras actividades formales después de su presentación en sociedad. La xarxa se ha creado mediante un  proceso participativo de creación de casi un año y sale a la luz con una contundente declaración de principios que de forma espontánea concuerda totalmente con los de la economía del bien común.

Felber, que vive en austria, habla un perfecto castellano, ya que estudió filología hispánica, y sus primeras palabras fueron: “La xarxa mola”. Habiendo arrancado una primera sonrisa a su audiencia, destacó que aunque es habitual encontrar innovación dentro del mismo modelo, no lo es encontrar espacios de innovación como la xarxa. Dijo que el ansia de un nuevo modelo está en el aire…al menos en el aire alemán…:-). Resultados de un 88-90 % así lo revelan.

Qué rumbo hay que tomar? Qué grandes líneas hay que marcar?

Felber partió su disertación desde estas preguntas.

En general, todos estamos de acuerdo en estos principios:

-Ir hacia una economía más social, más justa

-La sostenibilidad como medio y objetivo

-Menos globalización, más economía local

-Ir de la competencia a la cooperación

-Que el valor de la democracia pase a las empresas, puesto que es el valor supremo en occidente.

-Poner la dignidad del ser humano en el centro de la actividad económica y hacerla medible mediante indicadores de resultados.

Pués bien, nos dió la buena noticia de que todos se pueden resumir en el marco de una tradición que ya existe en las CONSTITUCIONES de la mayoría de países democráticos.

Éstas rezan claramente: “El objetivo de toda actividad económica es el bién común”.

Se supone que el objetivo de la economía siempre ha sido el BIEN COMÚN, no el dinero. Ya  a Aristóteles le habría parecido anti-natural lo contrario.

Por lo tanto, el incremento del capital y el dinero desvinculado del bién común és una desviación. Así, el espíritu de las constituciones no queda reflejado, vivido.

En el actual paradigma, se vive la siguiente paradoja: Se premia a las organizaciones que mantienen ésta escisión y en cambio , de forma indirecta, se “castiga” a las que pretenden reunir, unificar, en un titánico esfuerzo de coherencia entre actividad y principios. Nos encontramos pués, ante una CONTRADICCIÓN DE VALORES : los capitalistas y los humanistas. Históricamente tenemos la experiencia del capitalismo y del comunismo para satisfacer una sola faceta de la identidad: El comunismo ha aportado hasta la fecha sentido de comunidad sin libertad;El capitalismo, en cambio, ha aportado libertad sin sentido de comunidad. El reto final que hemos heredado es alcanzar la LIBERTAD EN COMUNIDAD.Puesto que las democracias són relativamente jóvenes, podemos condescender hacia sus deficiencias, entender que estan en proceso de pruebas para mejorar.

Existe la creencia de que esta contradicción es inherente al ser humano, creencia muy potente pero que no está demostrada. Esto me hace pensar que tod@s habremos escuchado en alguna clase de literatura que shakespeare plasmaba los valores universales del ser humano…Pués justo hoy una amiga me contaba un experimento de una ocurrente antropóloga que llevó “Macbeth” a una tribu africana y que no compartían para nada muchas de nuestras occidentales creencias, tabús y valores.

En cambio, sí hay evidencias de nuestra tendencia a la empatía, la compasión, la justícia, la cooperación… Si bién es cierto que los genes nos permiten comportarnos de forma cruel y homicida, también lo es que no obligan a nadie a hacerlo. Igualmente tenemos la LIBERTAD de amar, abrazar, ayudar.

Pero la realidad actual pone como meta primera y decisiva el AFÁN DE LUCRO y como forma predominante de relación la COMPETENCIA. Dice Felber que todas las formas de vida tienen la finalidad de FLORECER, y que es precisamente la fuerza de estos valores (antinaturales?) los que no lo permiten.

Felber, que entre sus muchas facetas tiene la de bailarín contemporáneo, apoya sus explicaciones con una gestualidad conceptual, muy gráfica.

Nos preguntó: Qué valores son los que surgen de forma natural?

Se recogió una lista de 19 que no logré recoger por completo pero que intentaré recordar: compasión, empatía, solidaridad, vocación, justicia, amistad, amor, responsabilidad, sostenibilidad, colaboración, creatividad, respeto, equidad, …y por favor, si recordais más, podéis dejarlos en los comentarios.

De los 19, 18 resultaron ser compartidos por TODAS las personas de la audiencia, resultado que és imposible estadísticamente.

El florecimiento de los seres humanos y el conocimiento de nuestros corazones es lo que más motiva y da felicidad. Cabe preguntarnos entonces: Las reglas actuales son adecuadas para que las relaciones humanas florezcan?

Veámoslas:

Presión, desigualdad, violencia, frustración, humillación, individualismo, desautorización,…así hasta 15.

También todo el mundo estuvo de acuerdo;

En resumen: EL BALANCE ES FATAL.

La propuesta de Felber és cambiar el afán de lucro, que no aparece en ninguna constitución, por la ASPIRACIÓN AL BIEN COMÚN. Y también sustituir la competencia por la cooperación. Si bién la competencia ejerce como factor motivacional, se basa en el miedo a perder: “si tu ganas, yo pierdo”.Y ese miedo a su vez desencadena procesos de depresión, stress…Con la cooperación, ganamos los dos, o sea , esto del win-win que habréis oído más de una vez.

Esto nos lleva a replantear el concepto de ÉXITO y vemos que es necesario vincularlo a los valores relacionales y constitucionales mencionados. La competitividad y el éxito económico individual incitan más bien a vivir las debilidades humanas, que no valores,  como la avidez y el egoísmo. Es imprescindible repensar como podría ser el éxito empresarial.

En macroeconomía se utiliza el PIB como máximo indicador de la cuenta de resultados, que se refiere a  dinero exclusivamente. Felber afirma lúcidamente en un ejercicio de lógica aplastante que ES UN ERROR FUNDAMENTAL METODOLÓGICO.

Veamos: Si el objetivo de la economía es el bien común, el dinero es un medio, una herramienta para llegar al objetivo. Por lo tanto, una medición del estado de las herramientas no dice NADA del estado de los objetivos. Si el PIB crece, no sabemos nada de si estamos en paz o en guerra, sobre la igualdad, la calidad ambiental, la seguridad…en fin, de todas las condiciones que componen la calidad de nuestra vida! Confundimos éxito financiero con cantidad de medios. Puso el ejemplo de un agricultor que se jactara de la cantidad de tractores y herramientas en su haber, en vez de la cantidad y calidad de la cosecha.

Pero entonces, COMO PODEMOS MEDIR LOS OBJETIVOS DE LA EMPRESA? O en otras palabras, del PRODUCTO DEL BIEN COMÚN?

El país pionero en ese aspecto fué sorprendentemente Bhutan, con su PIF, “Producto interior en felicidad”. El govierno se encarga de recoger la situación de su pueblo casa por casa, con un extenuante cuestionario de 70 preguntas.

Y, digo yo, si en bhutan, un país de leyenda en medio de los himalayas, que era medieval en los años setenta (ver “Bhutan secreto” de Michel Peissel, editorial Juventud, 1970) y que debe tener un alto índice de analfabetismo, pueden hacer eso, no podrían nuestros goviernos pasarnos un questionario on-line al año, que sería infinitamente más manejable? Igual, con sólo dejar de comprar algún que otro avión de guerra sería totalmente viable la cosa.

Bueno, las instituciones suelen ser de reflejos lentos y llegan cuando los caminos ya están más que pisados; No así los municipios del bien común, que inspirados por el reino de Bhutan, organizan reuniones de ciudadanos con el fin de averiguar cuales son los 20 indicadores más relevantes para determinar nuestra calidad de vida. Así, el pueblo soberano, es el encargado de descubrir, trazar y acotar este nuevo modelo. Proponen RECONSIDERAR LA ECONOMÍA DESDE LAS RAÍCES.

Proponen de forma más concreta medir directamente con la matriz de BALANCE DEL BIÉN COMÚN. Actualmente es el prototipo en desarrollo 4.0,creado por aportaciones muy variadas. Los requerimientos de un balance global serían: que sea holístico, medible, comparable, público, vinculante , comprensible, hecho por auditoría externa, y que tenga consecuencias legales.

La idea de un balance real en relación a los objetivos de la empresa, su misión y valores, requiere una profunda transformación. A su vez, abre un nuevo mundo de posibilidades, como la idea de puntuar las empresas según los resultados de ese balance. Por ejemplo, premiando con una drástica reducción o eliminación total de impuestos (IVA y aranceles) a empresas “con notaza” y gravando a las que suspendan. Así, productos éticos que ahora no pueden competir con otros más “destroyer”, podrían sacar precios asequibles y realmente competitivos. El sistema se basa en la transparencia en todo momento,con lo cual el consumidor tendría también una referencia concreta para poder tomar mejores decisiones (como por ejemplo un código QR en los productos que informara de la puntuación de la empresa productora).

Felber habló después de otro de los mitos contemporáneos: La innovación. En sí misma no es un fin. Es importante, pero puede que a veces no haya que innovar, sino más bién restituir, como en el caso del principio del bien común, formulado en las constituciones, pero desvirtuado de su significado.

Denuncia los usos dañinos de la economía, no la economía en sí. Son matices sutiles que tenía que formular un hombre de letras, que en su adolescencia quería ir a la universidad para estudiar “universalismo”; La etimología de ambas palabras, uni y verso, o “una sola canción o poema”, habla del anhelo de cohesión, de igualdad, hermandad y fraternidad, principios de la revolución francesa que doscientos años después aún no son los imperantes.Por supuesto, le dijeron que “eso” no se podía estudiar. Más bién deberían llamarse “perversidades”, dice. Actualmente és profesor universitario en la carrera de económicas.

Esos usos dañinos serían:

-las inversiones financieras

-El canibalismo entre empresas

-La distribución a personas que no trabajan en la empresa ( excepto los fundadores). O sea, la desvinculación de los rendimientos con el trabajo.

-Las donaciones a partidos políticos

Llegados a éste punto nos planteó un juego de democracia real, para demostrar cómo el PUEBLO SOBERANO puede decidirlo todo libremente. Se hizo la siguiente pregunta:

”Cuál sería el salario máximo justo para un gerente , expresado como múltiplo del sueldo de los trabajadores?”

(por ejemplo: 2 x sueldo trabajador, 5 x sueldo, etc)

Utilizamos el método de CONSENSO SISTÉMICO, que consiste en votar en todas las propuestas, pero en la resistencia, no en la afinidad. Gana aquella que recibe menos resistencia por parte de todos. Si un@ está de acuerdo, no hace nada, si está un poco en desacuerdo (psé) levanta una mano, si está totalmente en desacuerdo (antes muert@!) levantas las dos manos. EL resultado se expresa en forma de curva entre 2 extremos, dejando un punto “de suelo”, que sería el ganador.

A la pregunta anterior, el resultado fué 10. Sueldo trabajador x diez veces como máximo. Por lo visto, es el mismo resultado que sale con cualquier  público europeo… Si que és algo lento, pero en un día puede decidirse algo que un parlamento no hace en 100 años!

Lo curioso del caso es que la realidad supera la ficción, y se dan casos de 1 millón x sueldo en el sector financiero de EEUU y Alemania.

La institucionalización del balance del bien común conlleva 3 consecuencias clave :

Libera de la coerción de crecer y canibalizar, vinculada al PIB y la avidez por verlo aumentar. No es natural. “En la naturaleza, el crecimiento es sólamente un medio para aspirar al temaño óptimo”-Leopold Kohr. També “small is beatiful”.

-Más allá del crecimiento (tamaño) viene el desarrollo (calidad). Sinó se consiente este “lujo” a las pobres empresas puede llegarse a un solo monopolio. .La alternativa al crecimiento es la cooperación entre empresas.

La igualdad de derechos para entrar y salir independientemente del tamaño. La competencia _”correr juntos”- puede considerarse sana. Lo que en realidad ocurre hoy día es la contrapetencia        -correr en contra-

Estas reglas son atractivas para los futuros emprendedores. Satisfacen las ansias de hacer cosas con sentido, trascendencia y alegría. Así, en dos años, ya se han adscrito 934 empresas pioneras a la economía del bién común.

De que forma?

Ana Moreno es la coordinadora en españa del “Mensch vor profit” y desplegó el escalado de posibilidades para iniciarse y desarrollarse en las prácticas orientadas a la EBC. Lo primero es creer que es posible que la sociedad madure. Como en “el mito del abejorro”, es difícil de creer a simple vista, pero si un insecto zero aerodinámico consigue volar, cuando las leyes de la física lo niegan, tenemos que dejar abierta esa brecha en nuestra mente.

Que puedo hacer yo? Quienes estan ya aplicando los principios?

Existen ya varios recursos:

1-Asociaciones

-Asociación para el fomento de la EBC, con dos añitos recién cumplidos, se creó en Salzburg y reunió 80 personas en la primera asamblea

-Asociación internacional para federar el movimiento, cuenta con 300 voluntarios de diferentes países y profesiones.

-Asocicación de grupos de países hispanoparlantes

Se trabaja en grupos con métodos como el consenso sistémico o el consenso simple, para alcanzar un sistema homogéneo internacional de balance del bien común.

2-Donar apoyo/donaciones. Aportar indicadores de los Balances del bien común.

3-Campos de energía, son los grupos activos de cada ciudad

4-Pioneros. Recursos descargables para empresas que deseen desarrollarse en esta línea desde ya. Son pioneros porqué hacen voluntariamente l balance, aunque no sea vinculante aún, contribuyen a su mejora, cooperan y aprenden, difunden, ejercen de embajadores. También pueden hacer intrauditorías en el marco de una plataforma de cooperación. A su vez, pueden atraer a consumidores responsables.

5-Formación para consultores

Podéis encontrar más información en los links aquí abajo:

www.christian-felber.at

www.economia-del-bien-comun.org

barcelona@economia-del-bien-común.es

Felber conecta con su audiencia con ligereza, más allá de la pasión, coreografiando reflexivamente sus frases. Su acción brota de forma melódica y discreta , pero constante. También sus ideas se esparcen con la ligereza de las semillas de la flor de diente león, volando para posarse en mentes y corazones listos para recogerlas.

Me fuí con la alegría de haber comprendido que puede exisitir una economía con sentido común.

Matriz_Bien_Común_4_mayo12

Matriz_Bien_Común_4_mayo12

Advertisements

3 respostes a “Christian Felber o La lírica de un universalista pragmático.

  1. Un magnífic article. Has sintetitzat perfectament l’esperit de l’ECB. Espero que molta gent llegeixi aquest article i s’apunti al canvi. Enhorabona !!!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s